El Guardián de la Ceja

  • Diario Digital | miércoles, 25 de noviembre de 2020
  • Actualizado 11:30

Transunidos y La Terminal. NOS DAN POR EL OJETE.

Transunidos y La Terminal. NOS DAN POR EL OJETE.

Deuteronomio 25

 16 Porque abominación es a tu Dios cualquiera que hace esto, y cualquiera que hace injusticia.

La moral en bajada

Hemos sabido que el personal que trabaja en la empresa azul, Transunidos, tiene baja la moral a raíz de enterarse como su propietario Henry Cardona, la junta directiva aprovecha. Si el municipio no gana ni un centavo en estas operaciones con este socio, entonces, ¿Quien aprovecha los recursos comerciales que deberían provenir de la negociación y las transacciones comerciales que hace la Central Integradora de Transporte? Al municipio de La Ceja, propietaria del 40% de las acciones no le entra ni un centavo, al contrario tiene que pagar arriendo mensual por el uso de las instalaciones de la Secretaria de Transito o Movilidad que funcionan allí. Esto también ha provocado una serie de acciones por parte de la empresa azul contra El Guardián de La Ceja para detener estas justas y documentadas denuncias ciudadanas. Daniel Castro, denuncia VER VÍDEO

la orquesta que manipula las finanzas

El señor Henry Cardona, quien es el responsable y orquestador de estas maniobras financieras y comerciales, ademas presidente de su junta directiva y propietario de Transunidos, nunca se le ha ocurrido presentarle al municipio, al concejo municipal a la comunidad de La Ceja un Plan de Negocios donde nos diga como vamos a recuperar la inversión que toda la comunidad hizo, aportando el lote, la norma y ademas quienes llenamos la Central de Transporte o la terminal, nunca ha presentado un plan de negocios que nos diga como vamos a obtener utilidades por la inversión que hicimos toda la comunidad. No ha tenido la decencia comercial ni financiera, ni ha tenido respeto con su principal socio que es toda la comunidad de La Ceja que a diario le llena los bolsillos, nunca ha dado la cara ni la dará. La codicia y la avaricia dominan al hombre.

 El presidente del concejo denuncia VER VÍDEO

No sabemos que extraña condición moral creada por ellos mismos les dicta que es correcto lo que hacen, no sabemos como el ex-alcalde Ruben Dario Bedoya le entregó este lote sin ningún tipo de condiciones comerciales, no sabemos como el concejo municipal de ese periodo se arrodilló ante el señor Cardona, no sabemos como ningún alcalde ha puesto en cintura a este señor y a la empresa Transunidos, no entendemos como la comunidad no se apropia de lo suyo, por eso pasan estas cosas tan degradantes para la solvencia moral y financiera del municipio.

El negocio grande, constante y permanente en La Central es el ingreso y salida de vehículos, por usar la Central deben pagar La Tasa de Uso, que es de $2.200 en La Central y de $8000 pesos en Medellin, esa diferencia debería ser para el municipio. Son los conductores y NO las Empresas las que pagan esta Tasa De Uso. Pero no les interesa aplicar este valor. El veneno corre por las venas de toda la comunidad y por las venas de los empleados de la empresa azul, la moral sigue en descenso. Mantener a La Central dando perdidas anualmente es un excelente negocio para Transunidos.

daniel castro osorio

El valiente concejal Daniel Castro Osorio,  da una contundente y certera puntada para que entre todos tomemos valor y presionemos para que estas oscuras practicas comerciales no nos vuelvan a coger y nos den por el OJETE o ...ulo como dicen los groseros. Busquemos la forma que la empresa azul nos devuelva lo nuestro, la dignidad.

También los concejales Orlando Rios Duque, Nelson Carmona Lopera y Wbeimar  tambien mostraron su indignación para corregir este desastre financiero, moral y de dignidad que con pestilencia enjabona a toda la comunidad.

Ya el concejal Orlando Ríos Duque había denunciado en el programa Contrastes de Actualidad del Canal Mundo Mas de La Ceja, aquí arranco todo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

CHISTE DEL DÍA

El guardián de la ceja